top of page
Entradas destacadas

LA ARRITMIA MONETARIA Y FINANCIERA

Fundamento metodológico

Metodológicamente el modo y teoría relacional está adscrita a la estadística con especial transcendencia por los estudios de su principal precursor Edgar Frank Codd cuando especificó como el modelo relacional es para el modelado y la gestión de bases de datos, en un modelo de datos basado en la lógica de predicados y en la teoría de conjuntos. Esta expresión quedó grabada desde los laboratorios IBM en California en el año 1970, aunque se sustenta en relaciones las cuales en forma lógica pueden considerarse conjunto de datos llamados tuplas, basados entre otras, en relaciones binarias; ha transcendido en su uso para varios órdenes científicos.

Ahora bien, asumiendo que para la definición de líneas de investigación es imperioso catalogar los estudios de acuerdo a clasificaciones por niveles, en virtud de ser ellas (línea de investigación) una sucesión continua de estudios desarrollados con sentidos de propósitos. En este orden de ideas, la hipótesis relacional contemplada se basa en algunas experiencias investigativas de solidez histórica proponentes de una norma científica no solidificada aunque sospechada, y con suficiente reseña escrita; por lo tanto la pretensión es encontrar una asociación o relación filológica entre dos variables representadas por dos disciplinas del conocimiento: la medicina y la economía.

Con lo expresado previamente, se quiere precisar la preeminencia de lo relacional desde las bases originarias hasta la confluencia de predominio social, vale decir, partiendo de un zócalo fundamentalmente estadístico hacia una interpretación médico-económica, para ello se recurre a la existencia de una semiología bidisciplinaria utilizada para identificar manifestaciones fenoménicas percibidas a través de ambas disciplinas. Por supuesto que este ensayo metodológico se ampara en el uso del sentido común más que una imposición procedimental, como lo define Verneaux (1997): “Hay que admitir en el hombre una función única que experimenta las diversas sensaciones y las compara. A esta función la llamamos sentido común” (p; 66). Así pues, se elude el rigor sin dejar de darle pertinencia de método científico. En relación con estas implicaciones, se parte de ciencias prácticas hacia las sociales, en términos de Joaquim Prats (catedrático de la Universidad de Barcelona), [Interesarse por la Didáctica de las Ciencias Sociales implica introducirse en un tipo de análisis de la realidad educativa de características peculiares. Supone la interrelación de diversos niveles, un conjunto de variables, hipótesis, modelos y teorías de difícil articulación, ya que proceden de diversas disciplinas académicas, algunas con poca tradición interdisciplinar]. Allí se precisa el ánimo investigativo predominante en esta entrega pesquisada.

De acuerdo a estas apreciaciones, se hace un intento lo suficientemente impregnado de cientificidad sin procurar una exactitud en una fusión de las materias tratadas para consolidar la transdiciplinaridad o multidisciplinaridad, aunque también es importante resaltar que no se esquivan, quedando a juicio de los interlocutores.

Es a todas luces un proceder para incorporar el análisis con lenguaje de dos órdenes de los problemas de la sociedad; como afirma Mardones (1991) cuando critica la forma de hacer ciencia con excesivo cientifismo: “Introduciendo en la ciencia una separación radical entre sus problemas inmanentes y los reales, pálidamente reflejados en sus formalismos, lo único que se conseguiría es una auténtica fetichización de la misma” (p; 332). Por lo tanto es sólo un intento de ejercicio metodológico.


Sustentación teórica

En lo económico:

Con estas razones previas, se estructura el andamiaje teórico donde confluyen los basamentos prioritarios en conjunción con las argumentaciones subyacentes, de esta forma se busca simplificar la complejidad de las sustentaciones en el área económica sometida al análisis, en una primera instancia se considera la Teoría General de los Sistemas propuesta por Bertalanffy enfocada hacia la biología, luego a ecología e ingeniería hasta llegar a la filosofía de mano de Laszlo con su Filosofía de los Sistemas para ser asumida en las ciencias económicas y sociales como el Enfoque de los Sistemas dentro de las teorías administrativas. Así la define De Gregory (s/f): “Es una aglutinación ordenada de elementos de cualquier tamaño, es estado inestable o mutable, pero que mantiene su nivel de organización en tanto se puede adaptar al medio interno o externo por la autoregulación”. (p; 30). A su vez Stoner, Freeman y Gilbert (1996) definen el enfoque de sistemas como: “Cuando en lugar de abordar los diversos segmentos de una organización por separado, se piensa que la organización es un sistema único, que tiene un propósito y está compuesto por partes que se interrelacionan”. (p; 50). Con estos argumentos se exploran los sistemas monetarios y financieros.

En líneas generales y de manera simplista se asumen los preceptos teóricos en lo monetario cuando se adjudican como aquellos que se interesan en analizar el comportamiento dinerario en el sistema macroeconómico en términos de oferta y demanda del dinero, sus fuentes y tendencias naturales en búsqueda de un armónico equilibrio. Esto permite asumir un concepto de sistema monetario tal como se enuncia en htpp://www.economia simple.net/glosario/sistema monetario: “Entendemos que hoy en día un sistema monetario es el conjunto de mecanismo de un país para la creación y fabricación de dinero y posterior regulación. Además, los sistemas monetarios se controlan con la presencia e intervención de entidades reguladoras”. De esta misma manera se concede a la teoría financiera una conceptualización que para los efectos, es derivada de los trabajos de Thomas Copeland y John Weston quienes la definen como aquella que explica cómo y por qué se toman decisiones financieras, asegurando que tiene muchas aplicaciones en las diferentes áreas temáticas que tradicionalmente conforman el estudio de las finanzas. También agregan que en su esencia, es una aplicación de la microeconomía de influencia neoclásica, la cual según ellos, se caracteriza por adoptar métodos de otras ciencias y aplicarlos al análisis económico.

Es así como en base a lo anterior, en las deliberaciones sobre las finanzas internacionales en los estudios de cuarto y quinto nivel, disculpándome por personalizar la apreciación, suelo expresar como un aforismo: que se puede estructurar un flujo financiero sin usar monedas, pero no se puede tener un sistema financiero sin la existencia de un sistema monetario. Dentro de estas inquietudes económicas inherentes al tópico abordado, importa exponer un concepto de sistema cambiario, para ello se recurre a la definición usada por el Banco República de Colombia: “Un sistema cambiario es el modelo adoptado por la autoridad monetaria y cambiaria de un país, que generalmente es el Banco Central (Banco República en el caso de Colombia), como el sistema según el cual se desarrollará la política de tasa de cambio en dicho país”. Es significativo resaltar fuera de la cita, que el sistema cambiario seleccionado puede ser de tipo de cambio libre definido por el mercado de divisas y que en el caso de Venezuela la autoridad monetaria debe ser el Banco Central de Venezuela, para evitar la anarquía monetaria y cambiaria.


En lo médico:


Si bien es cierto que todo el cuerpo humano es sistémico, no es menos cierto que la medicina está signada por denominaciones afines a ello, así se puede observar que un sistema inmunológico como lo reseñan en espanol.arthritis.org; es la defensa natural del cuerpo contra las infecciones, como las bacterias y los virus. A través de una reacción bien organizada su cuerpo ataca y destruye los organismos infecciosos. Estos cuerpos extraños, se llaman antígenos. La inflamación es la respuesta del sistema inmunológico a los antígenos. Dentro de estos inquietantes sistemas conceptuales, es oportuno mencionar la semiótica, asumida según (medinaplus enciclopedia) en medineplus.gov, como el estudio del proceso de signos; cualquier forma de actividad, conducta o proceso que implique signos, incluida la producción del significado. Además afirman que un signo es cualquier cosa que comunica un significado al intérprete del signo. Instruyendo así mismo, que la semiología es una ciencia que se encarga del estudio de