Entradas destacadas

AUDIO TEMA "CUIDADORES"


El Cuidado y los Cuidadores.

Yudi Chaudary/ Dilio Hernández.



La actividad de cuidar personas, ha existido desde tiempos remotos y en todas las sociedades, pues siempre ha habido personas que necesitan la ayuda de otras para realizar actividades de la vida diaria que por si solas no pueden hacer. No obstante no será sino hasta mediados del siglo XX cuando comienza a desarrollarse como un oficio formal, remunerado o no, que exige responsabilidades técnicas y laborales diferentes a las tareas ejecutadas por el personal doméstico o los auxiliares de enfermería y que requiere disposición vocacional y actitudinal especifica.


Cuidar según el Diccionario de la Lengua Española de la editorial Espasa (2005), se define como “la acción de asistir a alguien que lo necesita. Cuidar sería el acto de atender, tratar, cuidar a alguien, tener atención por alguien, tener cuidado de/por alguien, cuidarse a sí mismo”


Un concepto más trabajado de cuidado está referido a la acción social encaminada a garantizar la supervivencia social y orgánica de las personas con algún grado de dependencia, es decir, de quienes carecen de autonomía parcial o total, necesitan la ayuda de otras personas para ejecutar las actividades de la vida cotidiana.


Para Pavón Lorena (2014:15) cuidar significa “prestar atenciones en todo lo referente a la actividad vital de una persona, estos cuidados pueden proveerse de modo formal e informal”.

En el caso del cuidado de adultos mayores, es una actividad integral de atención, apoyo y acompañamiento (3A) en sus actividades diarias básicas (ABVD) o instrumentales (AVDI) que busca mantenerlo en el hogar en lo posible y conveniente, insertarlo en la comunidad, conservar sus roles familiares y sociales, con el fin de lograr un envejecimiento saludable y calidad de vida.


El Cuidador de adultos mayores para lograr un servicio de calidad y mayor competitividad en el mercado laboral es necesario la conjugación de un perfil técnico y laboral que implica formación, capacitación, idoneidad, responsabilidad, compromiso, disposición para trabajar en equipo, seguimiento de instrucciones emanadas de los profesionales intervinientes, capacidad para aportar y compartir saberes y experiencias con el adulto mayor y la familia, confidencialidad y ética.


En relación con el perfil técnico del Cuidador de Adulto mayor es importante considerar aspectos como edad, sexo, salud experiencia, personalidad (actitudes y aptitudes) educación, capacitación (habilidades y destrezas), motivación, sentimientos, solidaridad, socialización, Estos aspectos se pueden agruparse en 5 categorías: Personal, Socioeconómica, Psicológico y Formativa.

En cuanto al perfil laboral, está relacionado con las tareas, funciones, acciones y características de la actividad que realizan, sin olvidar que cada adulto mayor es un caso específico con necesidades diferentes individuales y familiares. El perfil laboral define las principales funciones que realiza un cuidador y las podemos resumir en el siguiente decálogo:



1. Atender, acompañar y apoyar las actividades diarias del adulto mayor, básicas e instrumentales.

2. Administrar medicamentos prescritos por los especialistas

3. Suministrar la alimentación al adulto mayor

4. Higiene y arreglo personal y del hábitat

5. Prevención de accidentes.

6. Realización de actividades recreativas y uso del tiempo libre.

7. Difusión de acciones de promoción de la salud y reinserción laboral

8. Identificación de potencialidades y recursos del adulto mayor, conductas resilientes y promover acciones de

estimulación para fortalecer la integración familiar y social.

9. Difundir conocimientos y saberes al adulto mayor y la familia sobre el cuidado y autocuidado, información

de recursos existentes que favorezcan el envejecimiento saludable.

10. Integrar a la familia a las actividades del adulto mayor para favorecer el envejecimiento saludable y la

calidad de vida.


En el mundo de acuerdo a las estadísticas de la OIT, existían en el 2018 unos 381 millones de trabajadores de cuidados, que representaban el 11,5 % del empleo mundial, de los cuales 70 millones eran TDR y 92 millones trabajadores de la salud y 123 millones en educación. En América latina la cifra de TDR se estimaba en 18 millones de TDR. En el 2021 se estima que existen unos 500 millones de trabajadores del cuidado a nivel mundial ,25 % de los cuales corresponden a trabajadores de la salud (125 millones) y 20 % (100 millones) a TDR.


En el caso del trabajo doméstico no remunerado, se estima que existen unas 700 millones de mujeres dedicadas a oficios de cuidado en el hogar que dedican más de 16400 millones de horas diarias, equivalente al trabajo que realizan 2000 trabajadores laborando 8 horas diarias. La cifra representa cerca del 10 % del PIB.


Como conclusión podemos decir que el oficio del cuidado de adultos mayores constituye una de las actividades laborales de mayor crecimiento en el mundo en correspondencia con el acelerado proceso de envejecimiento de la población mundial estimándose que para el año 2050 los adultos mayores de 60 años duplicaran las estadísticas actuales superando los 2000 millones de personas, de las cuales no menos del 50 % requerirán algún tipo de servicios de cuidado produciendo una importante brecha con la oferta de servicios en este sector. Esta realidad la demanda actual de servicios de cuidados a nivel mundial obligan a redimensionar el oficio del Cuidador y promover procesos de formación, capacitación y reconocimiento económico y social de uno los componentes básicos de cualquier estrategia para garantizar el envejecimiento saludable de la población.






Agradecimiento:

Este micro fue elaborado con el apoyo técnico de Ronald Rincón Pernía y los conductores del Programa "Estamos en el Aire", Prof. Pedro Grijalva y la Ex-embajadora Carmen Martínez de Grijalva, que se transmite por Radio Tropical, 990 am.



Bibliografía.

Ferrara, M., Langiano, E., Di Brango, T., De Vito, E., Di Cioccio, L. y Bauco, C. (2008). Prevalence of stress, anxiety and depression in with Alzheimer caregivers. Health and Quality of Life Outcomes, 6(1), 93-98.

Marrodan Concha (2009) Síndrome del Cuidador Quemado. Jornadas la Familia ante la Enfermedad. UNINPSI. Unidad de Intervención Psicosocial. Universidad Pontifica Comillas. Madrid. Consultado en: https://www.academia.edu/8956708/S%C3%8SINDNDROME_DEL_CUIDADOR_QUEMADO.

Maslach, C. y Jackson, S.E. (1981). Maslach Burnout Inventory (2ª ed.). Palo Alto: Consulting Psychologist Press. Moriana Alvira, J.A. (2005). Burnout y cuidado de la salud en voluntaries. Comunicación presentada en el “Encuentro Internacional de Psicólogos Sin Fronteras”, 4-6 agosto, Universidad Nacional de San Luis, Argentina.

Naciones Unidas Cepal. (2015) ¿Quién cuida a las cuidadoras? Políticas públicas para el cuidado no remunerado en América Latina.

Pavón Ramírez Lorena (2014). Tesina presentada ante la Asociación Mexicana de Educación Continua y a Distancia, A.C. para obtener el diplomado de Tanatología.

Pequeño Larousse Ilustrado (2003) Coedicióninternacional. Cuidados para el Cuidador

Stefania Aguzzi, El Síndrome del Cuidador. Diciembre 5, 2017, . Consultado en: https://voce.com.ve/2017/12/05/282203/sindrome-cuidador/.