top of page
Entradas destacadas

EL DESARROLLO FRONTERIZO VENEZOLANO: UN ROMPECABEZAS. 1era PARTE

Desde las décadas de los 70s, 80s y 90s las universidades que hacen vida en las regiones de frontera, específicamente en la Suroeste andina, con sus Centros de investigación, sus profesores e investigadores, sus alumnos con sus trabajos de grado, trabajos comunitarios y de pasantías, todos ellos apoyados en alguna oportunidad por Organizaciones gremiales, Cámaras, de comercio,

Colegios profesionales entre otros organismos de la sociedad civil, voceros todos ellos del quehacer fronterizo, lograron oportunamente realizar sus ofertas académicas, sustentadas en trabajos de campo y experiencias vivenciales propias de la vida de frontera.


En efecto, esta experiencia permitió fortalecer las propuestas que en algún momento la Corporación de los Andes – Corpoandes realizó en función del desarrollo fronterizo y por ende del bienestar socioeconómica, cultural, científico y tecnológico de toda la región andina incluyendo la calidad de vida de todos los habitantes en esta sociedad de frontera.


En ese mismo sentido, se compartieron muchos años de trabajo con las instituciones Pares de la región de frontera con Colombia, razón fundamental para la convivencia en estas regiones fronterizas. El Doctor Domingo Alberto Rangel llego a decir "Que los tachirenses y Nortesantanderianos tenemos la sangre repartida entre Venezuela y Colombia". La Universidad del Zulia, La Universidad de los Andes, El Instituto Universitario de la Frontera, la Universidad Nacional Experimental del Táchira, la Universidad Católica Táchira, entre otros institutos de educación superior de la región conjugaron sus agendas de trabajo conjuntamente con la Universidad Francisco de Paula Santander, la Universidad Libre, la Universidad Antonio Nariño y la Universidad Industrial de Santander.


De esta forma, en esos encuentros académicos, se formularon proyectos que se consideraban prioritarios para alcanzar las metas y propósitos planteados, simultáneamente por los organismos públicos y privados de ambos lados de la frontera, en procura del desarrollo.


Con referencia a lo anterior, este fue utilizado en el caso especifico del Táchira por algunos aventureros de la política "progresista" que hicieron uso de la plataforma de la universidad para ocupar cargos, fundamentales en la toma de decisión, para obtener precarios resultados, esa experiencia de mas de 20 años debe servir para asumir con mayor grado de objetividad y seriedad la conformación de equipos de alta calidad y responsabilidad. El escenario de hoy en la región

fronteriza Colombo-Venezolana, requiere de hombres y mujeres comprometidos con la identidad y el interés nacional, que la nación Venezolana demanda en la hora actual.


Apartando este tema, que aunque se vincula con la toma de decisiones relativas al desarrollo fronterizo, se pudiese abordar con mayor especificidad en próximas entregas. Este aspecto del desarrollo en las áreas de frontera implica, ventilar realidades jurídicas, sociales, culturales, tecnológicas y económicas, que conviven y que en todo caso deben ser compartidas con las coexisten en el país vecino y que no se deben ignorar, pues forman parte como ya se indico de la convivencia fronteriza. Es mas, esas áreas, factores o sectores, integran la agenda de la integración fronteriza binacional. Tema que igualmente se abordara en posterior oportunidad.


Sobre las bases de las consideraciones anteriores, La Corporación de los Andes-Corpoandes, desde su creación manejo con dedicación, en su agenda, además del desarrollo industrial regional, el desarrollo fronterizo. La Corporación planificaba y ejecutaba esos aspectos fundamentales del desarrollo regional. Hoy, desde luego, en otro escenario la sociedad de la información y del Conocimiento, exige la incorporación de temas o áreas estratégicas, como lo es el aspecto ambiental, ecológico y de preservación de la naturaleza, hoy victima de una sociedad enemiga de la misma.

El desarrollo de políticas contenidas en la Agenda 2030 de las Naciones Unidas, contempladas específicamente en los 17 Objetivos del Desarrollo Sostenible, hoy prioridad su apli